martes, 11 de julio de 2017

La loba




AÑO
1941


TÍTULO ORIGINAL
The Little Foxes


DIRECTOR
William Wyler


GUIÓN
Lillian Hellman


BANDA SONORA
Meredith Wilson


PRODUCTORA
Samuel Goldwyn Company


DURACIÓN
115 minutos


GÉNERO
Drama


SINOPSIS
Regina Giddens es una mujer ambiciosa y despiadada al igual que sus hermanos cuyas luchas de poder para aumentar su fortuna no terminan nunca, por otro lado el marido y la hija de Regina son buenas personas.

REPARTO

Bette Davis (Regina Hubbard Giddens)
Herbert Marshall (Horace Giddens)
Teresa Wright (Alexandra Giddens)
Richard Carlson (David Hewitt)
Dan Duryea (Leo Hubbard)
Patricia Collinge (Birdie Hubbard)
Charles Dingle (Ben Hubbard)
Carl Benton Reid (Oscar Hubbard)
Jessica Grayson (Addie)

TRAILER EN INGLÉS




OPINIÓN PERSONAL (NO SIGAIS LEYENDO SI NO HABEIS VISTO LA PELÍCULA)
Bette Davis fue una gran actriz con su mirada y con sus enormes ojos expresivos lo decía todo, de toda su filmografía hay cuatro películas que destacaría por lo que quiero dedicarle un post a cada una de ellas.
La primera de ellas es la loba donde interpreta a una mala malísima sin escrúpulos y dispuesta a todo con tal de tener más y más y lo peor es que su familia es tan despreciable como ella, los únicos personajes que se salvan son la cuñada, el marido y la hija de Regina ya que tienen corazón y buenos sentimientos.
Cabe destacar la escena en la que Regina le confiesa a su marido enfermo sus verdaderos sentimientos hacia él, acto seguido el marido empieza a agonizar y ella en vez de darle la medicina contempla inmóvil y con una mirada de frialdad que pone los vellos de punta como su marido va agonizando, cuando finalmente muere la muy arpía decide pedir ayuda sabiendo que ya no hay nada que hacer.
Al final Alexandra descubre la maldad de su madre y escapa de su familia huyendo con su verdadero amor ya que querían casarla con su primo por dinero por lo que Regina termina con lo que más miedo le daba la soledad.
En definitiva esta película es un gran clásico.

LA FRASE
REGINA HUBBARD GIDDENS: No, no lo era, no era lo que deseaba, pero no tardé mucho tiempo en darme cuenta de mi error y a partir de entonces no pude soportar tenerte delante de mi vista, no podía soportar que me tocaras y pensaba que eras blando, estúpido y débil, eras amable y comprensivo cuando yo no quería que te acercaras a mí, las mentiras y excusas que tuve que inventar y tu te las creías, entonces empecé a despreciarte.





No hay comentarios:

Publicar un comentario